Esa bella melodía. Pedro Escudero.

esabellamelodia_new

Esa bella melodía
Pedro Escudero
Portada: Barb Hernández
Kelonia Digital

comprar_online_kelonia

Esa bella melodía

Disfruta el silencio

(…) NI SIQUIERA TUVO TIEMPO DE DESPEDIRSE. Era un muchacho moreno, alto y alegre, de esos que intentan apartar el miedo con chistes y bromas. Su segundo día trepó por la escalera de la trinchera y, apenas asomó la cabeza, su sien estalló salpicando de sangre y sesos a todo el pelotón.

Aún llegan cartas. Las remite una tal Laura. Si no fuera por ellas ya ni le recordaríamos. Por ahí están, metidas en un casco agujereado, nuestro particular relicario. Preferimos no pensar, porque mañana podríamos ser nosotros. Así que, cuando alguien muere, brindamos por él y desterramos su recuerdo. Esas cartas duelen como alambre de espino clavado en las carnes. Recuerda, si te dejo de escribir, no insistas, el casco ya está lleno.

Un beso,

A.